martes, 28 de febrero de 2012

Negocios con buena educación: La importancia del protocolo





La salida de las empresas al exterior favorece la aparición de cursos de protocolo empresarial.
Las normas de protocolo y las buenas maneras, por sí solos, no venden pero son cada vez más importantes dentro de las empresas. Cada día son más las que se encargan de que la etiqueta esté presente en los actos oficiales que organizan y, si al menos no consiguen hacer negocios, tratar de que una palabra a destiempo o un mal gesto no los estropeen.

El protocolo en la empresa no se limita sólo a organizar las mesas  en las comidas de negocio, que deben estar siempre ordenadas de forma jerárquica, sino que abarca mucho más. La necesaria apertura al exterior hace que, por muy diplomático que sea un empresario, pueda estropear cualquier posibilidad de negocio si infringe gravemente una costumbre local. Por ejemplo, en China es de muy mal gusto regalar un paraguas, algo que muchas empresas tienen en su catálogo de obsequios.

La imagen de las empresas se ha convertido en algo tan global como el contexto en el que operan y en el que son observadas.

"Te reciben como te presentas, te despiden como te comportas"

"El protocolo no es un lujo, sino una necesidad", por lo que sería conveniente que todas las empresas, independientemente de su tamaño, destinasen una buena parte de sus recursos en cuidar su imagen, aunque sólo sea porque, aún sin pretenderlo, las empresas siempre comunican.

La etiqueta en los negocios es rentable.
En el mundo empresarial una de las palabras claves es el entendimiento.
La mayor parte de las empresas no cuentan con un departamento de protocolo o relaciones públicas. Incluso, las grandes se han empezado a dar cuenta de la importancia que tiene dentro de la empresa y del gran papel que juega en muchos ámbitos y aspectos empresariales. El protocolo empresarial es un elemento dinamizador que ayuda a maximizar el potencial comercial de la empresa.
"La cordialidad hace más fluidas las relaciones entre clientes y proveedores"
En el mundo empresarial una de las palabras claves es el entendimiento. Si hay entendimiento mutuo hay negocio. Entendimiento con los clientes y con los proveedores. y, ¿cuál es la manera más eficaz de encontrar este entendimiento? Saber utilizar la buena educación en los negocios, la etiqueta empresarial.
"Los buenos modales contribuyen al éxito en cualquier negociación"

El protocolo en la empresa.
  • El protocolo es una materia que abarca todos los campos de la actividad humana, y aún cuando el sector más conocido de aplicación es el referente a los asuntos de Estado, su práctica en la actualidad es ampliamente requerida en instituciones privadas sin importar la índole de las mismas. Las tendencias globalizadoras imperantes y el auge del sector empresarial dominan el ámbito de las relaciones humanas, presentando características especiales que les imprimen un ritmo acelerado, y exigen comportamientos adecuados que respondan a las nuevas condiciones. Así, al emerger las empresas como actores principales de la vida cotidiana, se requiere cada vez más de personal altamente calificado en todas sus facetas de actividad, entre las que destaca el protocolo. 
  • Es interesante resaltar que el protocolo en las empresas debe ser objeto de especial atención y, por tanto, estar a cargo de personal especializado. En toda corporación donde los directivos deseen proyectar una imagen de seriedad y de eficiencia, así como de competitividad con cualquier homólogo nacional o extranjero, es una necesidad atender a las prácticas protocolarias en todos los aspectos de las relaciones humanas dentro y fuera de la institución. 
  • La atención al protocolo es conveniente en todas las áreas; sin embargo, se hace indispensable en los espacios destinados a los mandos altos y medios.
El protocolo es la herramienta que permite ordenar las relaciones sociales de la empresa, empleados y  directivos. 

Las normas de protocolo ayudan a mejorar la cuenta de resultados.
la utilización del Protocolo en la Empresa, termina redundando en la cuenta de beneficios”.


El éxito de una empresa radica en ser diferente a las demás. 
Esta diferenciación se consigue estableciendo y manteniendo buenas relaciones y proyectando una imagen positiva que consiga la fidelidad y lealtad de los clientes.

El protocolo aporta a la empresa
 valores fundamentales añadidos en los que podemos destacar seis elementos:
  • Imagen. El protocolo de empresa ayuda a difundir la imagen de la empresa mediante actos y apariciones públicas.
  • Proyección. El protocolo ayuda a la proyección social de la empresa ya que contribuye a mejorar las relaciones con los públicos.
  • Comunicación. El protocolo comunica los mensajes de la empresa de modo eficaz.
  • Procedimiento. El protocolo establece unas normas y unas técnicas de organización, es decir, establece unos procedimientos de actuación que aporta calidad a los actos y  a las relaciones.
  • Rentabilidad. El protocolo de empresa es una herramienta que consigue incrementar los beneficios de la misma, optimizando el resultado de cada acto.
  • Prestigio. El protocolo ayuda  a conseguir una imagen favorable de la empresa como consecuencia de una actuación excelente.


Permite hacer una diferencia en un mercado competitivo, contribuye al liderazgo, reitera el compromiso con la calidad y la excelencia y, a la vez, genera confianza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada